enviado por Edson Cadore

CLOC-Vía Campesina

El mundo se encuentra enfrascado en múltiples crisis generadas por la codicia inherente al sistema capitalista, caracterizado por la dominación del capital sobre la producción de los bienes de la naturaleza. Entre ellas la Crisis Alimentaria y la Crisis Climática.

El hecho de que el número de personas hambrientas en el mundo haya subido de 800 millones a mil millones en los últimos años, aunado a la terrible hambruna en Somalia, muestra que el sistema alimentario dominante de las corporaciones es incapaz de alimentar al mundo, a la vez de que las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por el mismo modelo calientan el planeta y dañan a la Madre Tierra.

El capital, representado por las corporaciones, los medios de comunicación, educación formal, las transnacionales, el latifundio y el agro negocio actualmente han cambiado su discurso apropiándose de términos y concepciones construidas a lo largo de la historia por los pueblos.

La Vía Campesina, por otro lado tiene la propuesta de la agricultura agroecológica, campesina, indígena, comunitaria que se presenta como pilar fundamental en la construcción de la soberanía alimentaria. Este modelo de agricultura produce alimentos sanos, basados en la diversificación de cultivos, en nuevas relaciones entre hombres, mujeres y la naturaleza en la eliminación del uso de agro tóxicos, de transgénicos y la dependencia del capital.

Debemos proteger nuestros saberes de las empresas, que a todo convierte en mercancía, para que no se apropien ni roben nuestros conceptos y los utilicen como productos privados al servicio de la lógica capitalista. Hoy día enfrentamos una coyuntura en donde el banco Mundial, los malos gobiernos y las empresas transnacionales nos quieren roban el concepto de la agroecología a través del proceso de la COP-17 en Durban y Rio+20 para justificar el engaño de los mercados de carbono del suelo. Frente a esto, afirmamos que La Agroecología es Nuestra y No Está en Venta.

La agricultura campesina es parte del proceso de transformación estructural de la sociedad y enfrentamiento a las crisis, por lo tanto aquí reafirmamos que la agroecología Indígena y Campesina Alimenta al mundo y enfría el planeta.

La Vía Campesina ha realizado varios encuentros regionales y continentales donde venimos profundizando el debate sobre nuestra mirada hacia el mundo y sobre el modelo de producción campesina agroecológico en distintos espacios de reflexión y discusión.

En agosto del 2009, se realizó el 1er. Encuentro continental de formadores y formadoras en agroecología, en el Instituto Agroecológico Latinoamericano (IALA) Paulo Freire en Barinas (Venezuela). En mayo del 2010, el Encuentro Asiático de agroecología en Colombo (Sri Lanka), en junio del 2011, el Encuentro de formadores y formadoras en agroecología de la región africana en Masvingo (Zimbabwe). Así, hemos desarrollado un proceso de acercamiento al concepto de agroecología, que nos ha permitido fortalecer las bases que orientan la construcción de los procesos a los cuales las organizaciones de la Vía Campesina están involucradas. Recordamos que el 1er. Encuentro de las Américas afirmó que la agroecología:

• “es necesaria para que los pueblos garanticen la soberanía alimentaria y energética para la emancipación humana, además, la agroecología es vital para el avance de la lucha de los pueblos para la construcción de una sociedad en donde no haya la propiedad privada de los medios de producción y de los bienes naturales, sin ningún tipo de opresión y explotación, cuyo fin no es la acumulación”.

• “debe ser masiva e internacional, por eso los conocimientos acumulados por los pueblos, deben contribuir para el desarrollo de nuevas fuerzas productivas de la naturaleza y del trabajo humano, para que tengamos tiempo y condiciones de organizar todas las otras dimensiones de nuestras vida, o sea, nuestras luchas, comunidades, cultura, estudios, fiestas, entre otras”.

• “incluye el cuidado y la defensa de la vida, la producción de alimentos, de consciencia política y organizativa, avanzando en los procesos de cooperación para la transformación agroindustria, intercambio y destino de los frutos de nuestro trabajo, promoviendo una alianza entre los pueblos de la ciudad y del campo”.

Este primer encuentro también indicó que el 2do. Encuentro deberíamos profundizar el diálogo de saberes entre el materialismo histórico y las cosmovisiones indígenas y campesinas, asunto que efectivamente retomamos aquí.

En el marco del II Encuentro Continental de Formadoras y Formadores en Agroecología realizado entre los días 28 de julio al 3 de agosto del 2011, en Chimaltenango Guatemala nosotros campesinos y campesinas, indígenas y afro descendientes, representantes de 49 organizaciones de 20 países reafirmamos nuestro compromiso en la construcción y defensa de la agroecología.

Denunciamos el modo de producción capitalista y sus expresiones de dominación como el agronegocio y la explotación minera, con su acaparamiento y reconcentración de tierras y agua, el desalojo y criminalización de las organizaciones y las familias campesinas e indígenas, la sobre explotación de la fuerza de trabajo y los bienes de la naturaleza. La imposición de un modelo de producción basado en el monocultivo, en la disminución de la biodiversidad, en el uso de agrotóxicos, de transgénicos y el patentar del patrimonio cultural de los pueblos (las semillas, el conocimiento, las tecnologías y las prácticas).

Defendemos la Reforma Agraria Integral Popular como parte de la construcción de la Soberanía Alimentaria la autonomía y auto determinación de los pueblos. El Derecho a decidir sus propias políticas agropecuarias, desarrollar nuevas relaciones y valores entre hombres y mujeres y entre estos con la naturaleza.

Creemos en la agroecología como una herramienta en la construcción de otra manera de producir y reproducir la vida. Es parte de un proyecto socialista, una alianza entre los trabajadores y las organizaciones populares del campo y la ciudad. Debe promover el desarrollo integral de los trabajadores, campesinos, indígenas y afrodescendientes. Es imposible la coexistencia de la agroecología en el marco del sistema capitalista.

Afirmamos que la agroecología se fundamenta en los saberes y prácticas ancestrales, que construye el conocimiento a partir del diálogo y el respeto a las diferentes visiones y procesos, del intercambio de experiencias y utiliza tecnología apropiadas a la producción de alimentos sanos que atiendan a las necesidades de la humanidad, en armonía con la Pacha Mama (Madre Tierra). Nosotros como Vía Campesina, una articulación de movimientos y organizaciones pluricultural, reconocemos y fortalecemos el intercambio de las experiencias y saberes entre campesinos, campesinas, indígenas y afrodescendientes, difundidas y multiplicadas en os diferentes espacios de formación y educación ejercidos en los programas de Campesino a Campesino, en las escuelas campesinas, escuelas de educación formal y educación abierta y en los procesos comunitarios y territoriales. Reconocemos el hecho de realzar este encuentro en un territorio Maya, donde se inició uno de los métodos que hemos construido de campesino a campesino, que busca la unidad, no tiene fronteras es horizontal e integral.

Comprendemos que no hay una homogenización de los métodos, sino principios que nos unifican en la construcción de la Agroecología tales como organizar, formar y movilizar.

La cosmovisión en nuestra búsqueda por comprender el mundo, en su relación con el tiempo, con las energías creadoras y formadoras, y con la memoria histórica (de la agricultura los territorios, la humanidad) está complementada por una interpretación materialista histórica y dialéctica de la realidad, y junto a esta busca desarrollar el pensamiento político ideológico para lograr un cambio estructural de la sociedad y así la liberación y el buen vivir de nuestros pueblos.

CLOC-Vía Campesina, Chimaltenango, Guatemala, 03 de agosto del 2011.